Desarrollo de un probiótico anticaries como nueva estrategia de salud bucodental

Alejandro Mira Obrador

Fundación para el fomento de la investigación sanitaria y biomédica.

Valencia

La caries es la enfermedad infecciosa más común a nivel mundial y afecta a cualquier estrato social. Según cifras emitidas por la World Dental Federation en 2010, el 44% de la población mundial se ve afectada por caries no tratadas, siendo la causa principal de ausentismo escolar y laboral. Se estima que entre el 5% y el 10% del gasto sanitario en países industrializados está relacionado con el tratamiento de enfermedades bucodentales (OMS, 2004). Por tanto, los servicios de salud e investigación se han visto en la necesidad de investigar nuevos tratamientos o terapias que ayuden a tratar esta enfermedad y, a ser posible, evitar su aparición

La nueva propuesta es la aplicación como probiótico de una bacteria aislada y que de forma natural se encuentra en la boca de personas sin caries, y que ha demostrado en diferentes experimentos su potencial para prevenir esta enfermedad y mejorar la salud bucodental. Entre el cúmulo de microorganismos que se adhieren a la superficie del diente formando la llamada placa dental, cohabitan especies con potencial patogénico y especies no patogénicas. En este trabajo se pudo concluir que la flora oral cambiaba drásticamente entre individuos libres de caries (un 10% de la población) e individuos con caries. Así, las cepas bacterianas cariogénicas estaban ausentes o en menor proporción en individuos sin caries, mientras que las no acidogénicas estaban en mayor proporción. Este estudio histórico condujo al conocimiento de nuevos microorganismos presentes de forma natural en individuos sanos, y con potenciales efectos beneficiosos para el tratamiento y prevención de la caries dental. El avance en nuestra investigación permitió el aislamiento de varias bacterias a partir de la placa dental de individuos libres de caries. 

Hasta el desarrollo del probiótico no existía ningún agente antimicrobiano con capacidad demostrada para colonizar la placa dental y con un modo de acción complementario al de los productos ya existentes. El patrón de referencia en probióticos lo constituyen los lactobacilos, probablemente por su efecto probado en enfermedades intestinales. Sin embargo, ensayos en boca artificial desarrollados por el Instituto holandés ACTA muestra que S. dentisani tiene un efecto muy superior.

Durante décadas, se pensó que el desarrollo de una vacuna contra la caries sería la solución definitiva, pero nuestros trabajos publicados entre los años 2014 y 2017 demostraron que hay decenas de especies bacterianas causantes de caries y que éste es el motivo por el cual una vacuna no sería efectiva. Por ello, los grandes pensadores de la odontología moderna consideran que el uso de probióticos que restablezcan el equilibrio en la placa dental sin destruirla podría ser la solución. El producto innovador que hemos desarrollado contra la caries será comercializado a escala internacional y podrá ser implantado en los sistemas de salud de muchos países como parte de sus campañas de vigilancia y educación en salud bucodental, además del ámbito privado. A partir de tres ensayos clínicos con seres humanos concluyen que S. dentisani es el probiótico oral con mejor colonización hasta el momento, y además mejora diversos parámetros de salud oral.

Para la explotación de nuestro probiótico, hemos contado con la gestión del Área de Innovación de FISABIO. Se realizó una descripción tecnológica del proyecto, determinando su elevado grado de novedad. En el informe realizado se definió un grupo de empresas líderes en el mercado formado por multinacionales de productos de higiene y farmacéuticos. La compañía con mayor número de solicitudes de patentes en el campo era Colgate-Palmolive con casi un 40% del total, seguido de Procter & Gamble. La principal conclusión del informe fue que nuestro producto anticaries competiría con los productos tradicionales de cuidado bucodental (pastas de dientes, enjuagues bucales y otros compuestos) comercializados por estas empresas, y que, por tanto, la estrategia competitiva pasaba por establecer convenios de colaboración y contratos de licencia precisamente con estas compañías. El centro contrató entonces los servicios de Janus Development, una prestigiosa asesora tecnológica (ahora Spherium) para marcarnos las directrices de acción, y durante los siguientes 5 años seguimos escrupulosamente sus pasos, que nos han llevado a firmar un acuerdo con Colgate Palmolive, líder mundial en el sector.

En resumen, la especie S. dentisani puede ser utilizada como producto probiótico preventivo para mejorar la salud oral, introduciéndolo bien en el sector de la alimentación (lácteos, chicles) bien en el de la cosmética (enjuagues bucales, pasta de dientes). Para ello, realizamos ensayos piloto en dos empresas nacionales (Proteos y Biochemize) y con la empresa austríaca Lactosan. Actualmente se está trabajando con una empresa nacional, una japonesa y otra danesa para su aplicación en forma de liposomas dentro de la pasta de dientes, lo cual ampliaría la posibilidad de aplicación global. En Chile y Colombia, se han mantenido colaboraciones con grupos de las universidades públicas para su posible aplicación en productos lácteos en escuelas públicas. A nivel nacional, se ha presentado el resultado en diversos Colegios de Odontólogos, y en la conferencia inaugural de la Sociedad Española de Odontopediatría, de Odontología Mínimamente Invasiva y de Odontología Conservadora, entre otras. Además, le proyecto ha recibido el Premio UPSANA de Investigación 2016 otorgado por el Colegio de Odontólogos de Alicante.
En los ensayos clínicos, los participantes indicaron que el producto debe mejorar estos aspectos de acabado final para conseguir que su potencial preventivo de la enfermedad más extendida en todo el mundo no se vea menoscabado. Este descubrimiento ayudará a reducir la incidencia de la caries, lo que implicaría una mejora de la salud pública y una reducción considerable del gasto sanitario total.

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades
Abbvie
Janssen
MSD
Gilead
Sanofi